Copenhagen Consensus Center
Home Menu

Colombia Perspective: Biodiversity (Spanish)

Información

Grandes áreas del hábitat natural de una gran variedad de especies vegetales y animales se están perdiendo cada año en países de todo el mundo, y Colombia no es la excepción. Esta pérdida se debe principalmente a la explotación de estas áreas a manos de la humanidad para agricultura, combustibles o minería. A menos que podamos demostrar que estas áreas son más valiosas si se conservan como son, vamos a seguir perdiendo biodiversidad a un ritmo acelerado.

Los costos de dejar espacios naturales intactos se miden fácilmente en términos de la pérdida de valor que, de otro modo, se obtendría mediante la agricultura o la explotación minera de la tierra, pero los beneficios que se dan por sentado pueden ser más difíciles de valuar. De hecho, la economía ambiental nos permite valorar los servicios que recibimos de la tierra. Estos incluyen, por ejemplo, el suministro de agua dulce, recreación y turismo, y la diversidad biológica.

Colombia es rica en un ecosistema único en particular que se encuentra en el norte de los Andes: el páramo. El país alberga más de la mitad (60%) de la superficie total, y el resto se encuentra principalmente en Venezuela, Perú y Ecuador. Los páramos son humedales de gran altitud generalmente fríos y húmedos que se encuentran por encima de la altitud de los bosques continuos, pero por debajo de la línea de nieve permanente. En las zonas ecuatoriales, esto es típicamente a una altura de 3100 a 4000 metros.

Estas áreas tienen una vegetación única (incluyendo plantas de rosetas gigantes) y son el hábitat de una gran variedad de mamíferos, aves, insectos, anfibios y reptiles. Los páramos son también un sumidero de carbono, captando carbono que de otro modo permanece en el aire en forma de dióxido de carbono. Esto es particularmente importante para el punto clave del cambio climático, ya que el dióxido de carbono es uno de los principales impulsores del aumento de las temperaturas globales.

Otro papel vital de los páramos es el suministro de agua. En Colombia, estos ecosistemas proporcionan agua potable a 85% de la población, por lo que su pérdida tendría un gran impacto en la vida cotidiana.

Los páramos colombianos cubren 2,9 millones de hectáreas de tierra, pero esto es sólo el 1,6% de la superficie del país. A pesar de su importancia, sólo una tercera parte de la zona se encuentra dentro de los Parques Nacionales por lo que está protegida. Los dos tercios restantes se encuentran en riesgo de desaparecer, principalmente a través de actividades humanas tales como la ganadería, la agricultura mixta y la minería. El carbón y el oro son exportaciones importantes y hay una presión especial para expandir el sector minero con el fin de promover el crecimiento económico.

De hecho, un análisis nos muestra que renunciar a algunos de los beneficios directos de la minería o la agricultura en expansión tendría mayor sentido económico total. Probablemente es imposible detener cierta erosión de estos ecosistemas, pero reducir su tasa de pérdida a la mitad de la actual de 1,2% al año sería inteligente. Comparado con la normalidad, el cumplimiento de este objetivo significaría casi más de 300.000 hectáreas de páramos existentes en 2050, que continuarán proporcionando agua fresca y conservando la biodiversidad.

Los gastos anuales de conservación son importantes, ascendiendo a $67-89 millones en 2050. Sin embargo, incluso el beneficio más bajo estimado - $100 millones al año - es mayor que el costo más alto, y el beneficio podría ascender a $152 millones. Los sectores de la agricultura y la minería perderían los ingresos potenciales de la explotación de páramos vírgenes, pero la sociedad colombiana en su conjunto se beneficiaría de la continuidad del suministro de agua dulce.

Este estudio se centra en un ejemplo muy concreto de un ecosistema importante para Colombia, pero los mismos principios se pueden aplicar a la valoración de otros hábitats naturales. La destrucción de éstos para obtener beneficios económicos a corto plazo no es necesariamente la mejor opción para un crecimiento económico sostenible.